martes, 10 de mayo de 2011

ESTRATEGIAS QUE DEBE APLICAR EL DOCENTE


Ante todo, el docente debe recordar que su actitud debe ser positiva y constructiva, ya que para tener éxito en los estudios, el alumno disléxico sólo requiere una enseñanza diferente.
Lo primero que debemos hacer, cuando tenemos en nuestra aula a un niño con dislexia, es dar a entender el Trastorno al resto de compañeros de aula, ya que si no, el resto de alumnos pueden vivir, las adaptaciones del alumno afectado, como un privilegio y no como un derecho a una necesidad educativa especial. En muchos colegios este tema, se trabaja con toda la clase y haciendo un trabajo de Investigación al respecto. Ejemplo: Se forman distintos grupos, y se les proporciona un listado de personajes conocidos (Einstein, Tom Cruise, Michael Jordan, Bill Gates…). Cada equipo elige un personaje y realiza un trabajo de búsqueda. Esta actividad se hace con la finalidad de evitar que los compañeros se burlen del niño y sepan que es la dislexia.
Si bien sus necesidades particulares deberán ser atendidas por un profesional especializado en dislexia, le será muy útil en cualquier nivel la aplicación de las siguientes estrategias para aprender:

Estrategias en Educación Infantil
1. Utilizar siempre el juego, como medio de aprendizaje, no palabras como: vamos a trabajar, vamos a repasar…
2. Buscar refuerzos visuales o auditivos (cintas de video, programas informáticos, casetes…) para trabajar el vocabulario, los colores, los días de la semana…
3. Enseñarles a manejar el ordenador, ya que será una herramienta fundamental en su proceso de aprendizaje.
4. Trabajar con plastilina, con arena… las letras, los números con churros de plastilina, jugar a dar forma, a las letras y después hacerles pasar la mano por encima de la letra, diciendo “tú eres la letra A”, y suenas “aaaaaaa”, también realizar, la anterior actividad con los ojos cerrados.
5. Para trabajar los días de la semana, podemos confeccionar en una cartulina grande, un calendario de la semana, con dibujos o fotos significativos de cada día.
6. Tener el aula o la habitación decorada con muchos refuerzos visuales (si estamos trabajando la letra B, tendremos, fotos o recortes de revista de objetos que empiecen por la misma letra).
7. Según la edad, podemos empezar a utilizar la grabadora, para que se empiece a familiarizar con ella (podemos grabar canciones, vocabulario, colores…)
8. Jugar a marcar con el dedo letras, en la espalda y poder adivinarlas
9. Hacer actividades con juguetes multisensoriales y con muchas referencias visuales.
10. Reforzar las áreas en las cuales ellos se sientan cómodos, y potenciarlas al máximo.
11. No debemos forzarles a leer, ya que solo conseguiremos el efecto contrario. Los adultos deben leer al niño, a diario.
12. Utilizar los MAPAS MENTALES, como método de estudio y del aprendizaje (Toni Buzan).
13. Deben acostumbrarse a utilizar con frecuencia, los marcadores, rotuladores de colores, y debemos dejarles pintar y subrayar los libros que están utilizando.
14. En el aula y en casa, reforzar la mesa de trabajo, con tarjetas visuales, que puedan ayudar a trabajar o a recordar un concepto.
15. No dar al niño, una lista de órdenes o de trabajos, ya que debido al problema de memoria, es mucho más efectivo, ir dando una orden después de otra.
16. Buscar un deporte o una actividad extraescolar en la que ellos destaquen o simplemente no tengan muchas dificultades. En el caso de niños con Dispraxia, conviene que no sean deportes colectivos, siendo más adecuados: la natación, la psicomotricidad, la danza y en edad más adulta: el piragüismo, el esgrima, artes marciales, atletismo…
17. Los niños que a su vez tengan Dispraxia, reforzar el área motriz, pero de forma indirecta, reforzando más sus potenciales en otras áreas, que sus dificultades.

Estrategias en Educación Primaria y Secundaria
1. Comprobar que el entorno sea estructurado, previsible y ordenado, ya que los niños con dificultades disléxicos responden mejor cuando se dan ciertas premisas.
2. No utilizar jamás amenazas, ni súplicas o castigos para que mejore su rendimiento escolar, pues el niño no responderá y tendrá efectos negativos sobre su autoestima, su rendimiento y su confianza en usted.
3. El docente debe tener bien claro lo que espera del niño, aceptando que haga preguntas sobre todo aquello que no comprenda durante las lecciones y asegurándose si ha entendido las instrucciones.
4. Aceptar y admitir que su alumno tardará más tiempo en aprender y que se cansará más rápidamente que los demás niños, así que hay que darle tiempo para organizar sus pensamientos y para organizar su trabajo.
5. Asegurarse que las instrucciones y explicaciones que le ha transmitido sean claras, de acuerdo al ritmo del niño y volviendo a repetirlas las veces que sean necesarias.
6. Debemos tener en consideración, a la hora de poner las tareas, para el día siguiente, que la mayoría de estos niños, suelen asistir también fuera del colegio, a sesiones de terapia, ya sea de reeducación o emocional, y que tienen mucho menos tiempo libre, ya que tardan el doble en realizar los deberes. Se debe ser conscientes de esta realidad y no se debe dar tareas los días que ellos tengan consulta, y los demás días, el número de ejercicios o actividades debe ser menor que el resto del alumnado.
7. Es altamente positivo, por el contrario, elogiar las capacidades del niño, sus fortalezas y sobre todo su esfuerzo y su coraje para enfrentar su dislexia, sin olvidar el dolor psíquico que ésta le produce.
8. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo, sin dejar de señalarle aquello en lo que necesita mejorar y está más a su alcance. Hay que elogiarlos y alentarlos siempre que sea posible.
9. Es muy necesario encontrar en el alumno, alguna cosa positiva (todos las tenemos) en la que él pueda destacar. En algunos casos será el dibujo, en otros la imaginación, el deporte, su actitud… esto se hace con la intención de atacar la falta de autoestima, depresión, ansiedad…
10. Hacer saber al niño que nos interesamos por él y que deseamos ayudarle, pues él se siente inseguro y preocupado por las reacciones del profesor.
11. Establecer criterios para su trabajo en términos concretos que él pueda entender. Evaluar sus progresos en comparación con él mismo. Ayudarle en los trabajos en las áreas que necesita mejorar.
12. La información nueva, debemos repetírsela más de una vez puesto que se distrae con gran facilidad, su memoria es a corto plazo y a veces escasea su capacidad de atención.
13. Necesitará ayuda para relacionar conceptos nuevos con la experiencia previa, por tanto se deberá utilizar la técnica de “sobre-aprendizaje” o la repetición intensiva para reforzar la nueva información que recibe el niño.
14. Alguien puede ayudarle leyéndole el material de estudio.
15. Durante los exámenes brindarle al alumno disléxico tiempo suplementario y períodos de descanso, permitiendo el uso de ordenadores portátiles o pizarras digitales si los hubiere y si es posible hacerle exámenes orales, también se debe intentar que no tenga, más de un examen por día.
16. Evitar la corrección sistemática de todos los errores de su escritura (mucho menos con tinta roja). Hacerle notar aquéllos sobre los que se está trabajando en cada momento.
17. Procurarle dar un trabajo más ligero y más breve. No aumentar su frustración y rechazo.
18. Es fundamental ser consciente de la necesidad de que se desarrolle su autoestima. Hay que darles oportunidades de que hagan aportaciones a la clase.
19. No hacerle leer en voz alta en público en contra de su voluntad, ya que para esta actividad se le deberá de dar con antelación, el día anterior, la lectura para que sin presiones pueda trabajarla en casa, y de esta forma sentirse más seguro.
20. Permitirle aprender de la manera que le sea posible, con los instrumentos alternativos a la lectura y escritura que estén a nuestro alcance.
21. Trabajar siempre con una agenda, en la que el alumno pueda tener entre otros datos, las fechas de los exámenes, con una semana de antelación. De esta forma podrá ir preparando sus esquemas, con tiempo y sin presiones. La utilización de la agenda o grabadora, se justifica, ya que las persona con dislexia, tienen serias dificultades con la memoria a corto plazo, y en ocasiones la dislexia, viene acompañada por un Déficit de Atención y necesitan herramientas, para compensar.
22. En muchos casos, nos podemos encontrar que el alumno padezca una disgrafía, con lo cual su escritura se verá gravemente afectada y puede llegar a ser ilegible. Siempre que sea posible, se le debe aceptar el utilizar el ordenador, para realizar las tareas. El ordenador es una herramienta, de las más útiles que las personas disléxicas, utilizan tanto en el área escolar, como en el área laboral y en muchas Universidades (Reino Unido, Finlandia, Suecia, EEUU…) los universitarios disléxicos, utilizan el ordenador como herramienta principal.
23. Es muy conveniente, para una evolución satisfactoria, poder trabajar en estrecha relación, entre la escuela y los profesionales externos, que se ocupan de la reeducación. De esta forma existirá una coherencia en la intervención y tanto el alumno, como el profesorado saldrá beneficiado. Ejemplo: intentar estar informado, sobre las estrategias, técnicas de estudio, método de lectura utilizado, material, (si no se puede dar el caso que el niño(a), chico(a) esté trabajando en el colegio la acentuación, pero en la consulta con el terapeuta está empezando a distinguir los sonidos de las grafías.)
24. Los libros de lectura deben estar adecuados a su nivel lector, y mucho mejor si el libro lo puede elegir el alumno. Nuestro principal objetivo es el de conseguir, que el alumno con dislexia, empiece a sentir curiosidad y motivación por el mundo de las letras (recordar que para un disléxico, resulta muy complicado, leer y tener una comprensión del texto, al mismo tiempo) ya sea a través de comics, tebeos, revistas o libros, si el material que se le ofrece, está por encima de sus posibilidades, lo único que conseguiremos, es alimentar su fobia y su frustración en relación a la lectura.
25. Dejarle utilizar la grabadora, como material de refuerzo, tanto en clase como en casa. Gracias a ella el alumno podrá tener algunas explicaciones del profesor grabadas y las podrá hacer servir en casa como método de estudio. En las Universidades americanas e inglesas, los alumnos reciben todo el material del curso a través de material visual o de audio.
26. Es de gran utilidad en los disléxicos, el enseñarles a realizar mapas conceptuales visuales, ya que es un tipo de estrategia que les funciona muy bien, en cualquier etapa. Los pueden utilizar para todas las asignaturas y de esta forma, ellos tienen la información más relevante de cada tema para poder estudiarla. (MAPAS MENTALES de Toni Bouzan.)
27. Es aconsejable poder realizar, con este tipo de alumnado, descansos más frecuentes, ya que si no, su nivel de dispersión crece y les es más difícil mantener el ritmo.
28. Se debe valorar el progreso del alumno de acuerdo con el interés, la dedicación y el esfuerzo realizado. No valorar nunca sus conocimientos a partir del nivel medio del resto de la clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada