martes, 10 de mayo de 2011

CONSECUENCIAS


  • Se pueden observar déficits en las funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla.
  • Baja conciencia fonológica especialmente en los niños más pequeños.
  • Inadaptación personal presentando sentimiento de inseguridad, compensado por una cierta vanidad y falsa seguridad en sí mismos y en ocasiones terquedad para entrar en el trabajo y la motivación que requieren los tratamientos.
  • Desinterés por el estudio o pérdida del afecto por la escuela, especialmente cuando se da en un medio familiar y/o escolar poco estimulantes.
  • Retraso Pedagógico  o calificaciones escolares bajas.
  • Deserción Escolar.
  • Defecto en la autoimagen.
  • Ansiedad, angustia, síndrome depresivo.
  • Rechazo social escolar, con frecuencia son marginados del grupo y llegan a ser considerados (y considerarse a sí mismos) como niños con retraso intelectual.
  • Trastornos de conducta, se ve afectada la personalidad del niño, ya que en ocasiones es considerado como un vago (por los docentes y familia) y por ello se le reprocha continuamente, ocasionando que el niño se rebele frente a la calificación, con conductas disruptivas (drama o violencia) para llamar la atención o se hunde en una inhibición y pesimismo cercanos a la depresión.
  • En la Escuela:
o  Sobrecarga del profesor. 
o  Abandono relativo del disléxico y/o de los otros alumnos.
o  Perturbación del ambiente del curso.
  • En la Familia:
o   Ansiedad y angustia familiares (especialmente la madre).
o  Abandono relativo de los otros hijos.
o  Perturbación del ambiente familiar.
o  Sobrecarga económica.

Si no se trata la dislexia afectará a las demás áreas del aprendizaje escolar, así que de ahí la necesidad de actuar tempranamente para evitar que la dislexia invada y se extienda a todas las áreas de estudio del niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada